La peligrosa razón por la que no deberías usar el móvil antes de dormir

Print Friendly, PDF & Email

Desde hace unos años atrás, existe la mala costumbre de irnos a dormir con los móviles o tablets en la mano. Una forma de entretenimiento altamente peligrosa para la salud puesto que la radiación  lumínica que emiten, dificulta la conciliación del sueño. Pero el peligro no está solo en el insomnio que nos produce sino, en las consecuencias graves de alterar el ciclo natural del sueño.

Toda la información de éste artículo está basado en diversos estudios científicos neurológicos.

El reloj biológico

 

El reloj interno o ritmo circadiano es el mecanismo natural que tiene el cuerpo para adaptar las funciones del organismo a los ciclos de 24 horas.

Se regula, sobre todo, en función de la luz natural del sol.

Un ejemplo de alteración de éste ritmo es el jetlag. Cuando viajamos de una zona a otra  el organismo necesita varios días para responder al cambio de horario.

Ahora bien, cuando el reloj interno se ve obligado a cambiar muchas veces y muy rápido, acaba por no ajustarse y descontrolarse, como les ocurre a los trabajadores por tunos, que viven en una continúa alteración de su ritmo circadiano.

El sueño, al igual que otras funciones en nuestro organismo (hormonas, metabolismo, etc.) está regulado por el llamado “reloj biológico”.

Su función es dar la señal al resto de las estructuras del cerebro para iniciar y para finalizar el sueño.

Al activarse el reloj biológico, envía una señal a la glándula pineal para que ésta comience la producción de melatonina, que es la que coordina la adaptación de las restantes funciones del organismo para comenzar el período de sueño. Nos invita a dormir para que no fallezcamos y para luego despertarnos al cabo de un tiempo apropiado para el organismo.

 

Volviendo loca a la melatonina

Como mencionamos anteriormente, la melatonina es la encargada de promover el estado del sueño.

Al estar con móviles o tablets durante la noche, el cerebro envía corrientes de luz muy potentes, lo cual se interpreta como un mensaje contradictorio que disminuye la secreción de la hormona y, por ende, reduce el cansancio y nos mantiene activos.

 

Alteración del reloj biológico

 

 

Acostarse con el móvil o tablet  se ha convertido en los últimos años en una rutina muy habitual para la mayoría de personas. Se aprovecha para revisar redes sociales, responder mensajes o ver algún vídeo que otro.

Una actividad que puede llevar a mantenernos activos hasta altas horas de la noche ya que, el hecho de exponernos a la luz azul unos minutos cuando nos acostamos, puede conllevar a no conciliar el sueño hasta 2/3 horas después. Además de ello, provoca interrupciones del sueño  ya que el cerebro no entiende ni procesa, cuando debe estar activo y cuando en modo descanso. De ahí a que no pueda completarse un ciclo de sueño completo, si no que te despiertas una o más veces durante el período.

Exponer al cerebro en la noche a la iluminación de éstos dispositivos, conocida como luz azul, favorece que el cerebro confunda la noche con el día y de ahí, a la alteración del reloj biológico.

¡OJO! No se limita a esos casos en los que «abusamos» sino, el hecho de pasar unos instantes revisando el móvil ya es motivo y causa para alterar dicho ciclo.

El tipo de radiación lumínica que emiten, producen dos fenómenos de trascendencia para los ritmos de sueño:

  • Afectan su período natural de sueño, reduciéndolo a niveles de peligro
  • Agregan un factor distorsivo, la luz confunde al cerebro atrasando nuestro reloj biológico

En la actualidad, este mal hábito es uno de los factores desencadenantes más frecuentes del insomnio ya que se altera el reloj biológico hasta volverse crónico. Si quieres saber más sobre trastornos del sueño , pulsa aquí.

Lo que parece un rato de entretenimiento en busca del sueño, se puede convertir en problemas de salud graves.

 

Consecuencias de alterar el reloj biológico

 

Alterar el ritmo biológico no solo nos regala unas buenas ojeras sino que afecta también a los siguiente:

  • Patrones de alimentación
  • Actividad cerebral
  • Regeneración celular

 

Modificar el ciclo natural puede conllevar a consecuencias graves como la diabetes o cáncer, siendo los más frecuentes el de mama y próstata.

 

El cuerpo necesita descansar y aunque halla gente que crea que el «sueño se recupera» no es así.

No dormir durante una semana, se recupera durmiendo un fin de semana entero

No, no y no. Con ésto solo conseguiremos agotamiento y con total seguridad un dolor de cabeza exacerbado.

El cuerpo precisa 8 horas para descansar como es debido y de hecho, las famosas siestas españolas que mucha gente lleva a la práctica, serían buenas si no sobrepasara los 20 minutos…todo lo añadido a éste tiempo, puede incluso traer consecuencias nocivas a la larga según estudios científicos.

 

 

 

Cómo evitar ésta alteración del ciclo del sueño

 

Sé que no va a gustar pero es lo que hay, la única forma de evitar es no usar dispositivos cuando estés acostado en la cama para dormir.

Si quieres seguir revisando tu teléfono o tablet, quédate en el salón con un punto de luz encendido y así evitarás perjudicar tu salud más si cabe.

 

Buenos hábitos vs suplementos de melatonina

Buenos hábitos

Si quieres dormir, trata de tener buenos hábitos  y eso favorecerá que tu ritmo se estabilice.

Con ello y a la noche, automáticamente tu cuerpo te pedirá dormir al igual que te despierta por la mañana tras «reponerse».

Melatonina como suplemento

No, no es una solución y tampoco es inocuo.

La melatonina solo debe tomarse bajo indicación médica y de forma temporal por alguna razón de peso.

Puede provocar efectos secundarios como problemas digestivos, irritabilidad y mira por dónde ¡insomnio!. Y la razón es porque si tomamos melatonina como suplemento, nuestro cuerpo dejará de fabricarla de forma natural por lo que, después tendrás otro problema añadido.

 

 

 

Deja tu comentario...