TLP | Trastorno límite de la personalidad

💜 Comparte amor 💜

El trastorno límite de la Personalidad (TLP), es una enfermedad mental que ejerce un impacto significativo en la capacidad de una persona para manejar sus emociones. La pérdida de control emocional que experimentan las personas con este trastorno puede conducir a una mayor impulsividad, afectar su autoimagen y generar dificultades en sus relaciones interpersonales. En este artículo, exploraremos en profundidad este trastorno, su diagnóstico, y cómo encontrar apoyo para quienes se ven afectados por él.

 

Trastorno de personalidad Límite: una montaña rusa emocional

 

El TLP se caracteriza por cambios emocionales intensos e inestables y una profunda inseguridad acerca de la propia identidad.

Las personas afectadas pueden pasar rápidamente de sentirse emocionalmente cercanas a alguien a experimentar aversión extrema hacia esa misma persona. Estos cambios drásticos en los sentimientos pueden resultar en relaciones inestables y un dolor emocional significativo.

Asimismo, quienes padecen el TLP tienden a ver el mundo en extremos, interpretando las cosas como «todo bueno» o «todo malo». Sus intereses y valores pueden cambiar rápidamente, y pueden actuar impulsiva o imprudentemente en respuesta a sus emociones intensas.

 

¿Cuáles son las señales y síntomas del TLP?

 

  • Esfuerzos desesperados para evitar el abandono real o percibido, lo que puede llevarles a iniciar o terminar relaciones rápidamente.
  • Relaciones interpersonales inestables y tumultuosas con familiares, amigos y seres queridos.
  • Una autoimagen o sentido de identidad inestable y distorsionado.
  • Comportamientos impulsivos y arriesgados, como gastos excesivos, relaciones sexuales sin protección, abuso de sustancias, conducción imprudente y atracones compulsivos.
  • Comportamientos autodestructivos, como autolesiones.
  • Pensamientos recurrentes de conductas o amenazas suicidas.
  • Cambios intensos y rápidos en el estado de ánimo, con episodios que pueden durar desde unas pocas horas hasta varios días.
  • Sentimientos crónicos de vacío emocional.
  • Ira intensa e inapropiada o dificultades para controlar la ira.
  • Sentimientos de disociación, como sentirse desconectado de sí mismo, observarse desde fuera del propio cuerpo o tener sensaciones irreales.

 

Es importante tener en cuenta que no todas las personas con TLP presentarán todos estos síntomas, y la gravedad y/o frecuencia de los mismos, pueden variar de una persona a otra.

 

¿Qué causa el Trastorno Límite de la Personalidad?

 

Los científicos aún no han determinado con certeza las causas exactas del TLP. Sin embargo, diversas investigaciones sugieren que factores genéticos, ambientales y sociales pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta condición.

Algunos de estos factores pueden incluir:

  • Antecedentes familiares: las personas que tienen familiares cercanos con TLP, como padres o hermanos, pueden tener un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.
  • Estructura y función cerebral: estudios han demostrado que las personas con TLP pueden presentar cambios estructurales y funcionales en ciertas áreas del cerebro, especialmente aquellas relacionadas con el control emocional y los impulsos. Aunque no se ha determinado si estos cambios son factores de riesgo o consecuencias del trastorno, proporcionan información valiosa para la comprensión de esta condición.
  • Factores ambientales, culturales y sociales: muchas personas con TLP han experimentado eventos traumáticos en su vida, como maltrato, abuso, abandono o adversidades durante la infancia. Además, pueden haber sido expuestas a entornos familiares conflictivos o relaciones inestables que contribuyeron a una sensación de invalidez.

Es esencial comprender que estos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar este trastorno, pero no garantizan que una persona lo desarrollará. De la misma manera, algunas personas pueden tener TLP sin presentar estos factores de riesgo.

 

¿Cómo se diagnostica el trastorno límite de la personalidad?

El diagnóstico del trastorno límite de personalidad, es llevado a cabo por profesionales de la salud mental debidamente acreditados y con experiencia en el campo, como psiquiatras, psicólogos o trabajadores sociales clínicos.

Para determinar si una persona padece TLP, el profesional realiza una evaluación exhaustiva y entrevista al individuo acerca de sus síntomas y experiencias. Además, se lleva a cabo un examen médico completo para descartar otras posibles causas de los síntomas.

Por lo general, se diagnostica en la adolescencia tardía o en la adultez temprana. Aunque en algunos casos excepcionales, puede ser diagnosticado en personas menores de 18 años si los síntomas son significativos y persisten durante al menos un año.

 

¿Qué otras enfermedades se asocian con el Trastorno Límite de la Personalidad?

El TLP a menudo coexiste con otras enfermedades mentales, como el Trastorno por estrés postraumático. Estas condiciones concurrentes pueden dificultar el diagnóstico y el tratamiento , especialmente si los síntomas de ambas condiciones se superponen.

Por ejemplo, una persona con TLP también puede tener mayor probabilidad de desarrollar síntomas de depresión mayor, trastorno bipolar o por estrés postraumático, así como trastornos de ansiedad, abuso de sustancias o alimentarios.

 

¿Cómo se trata el TLP?

Históricamente, el TLP ha sido considerado un trastorno difícil de tratar. Sin embargo, con los avances en los tratamientos basados en la evidencia científica, muchas personas con TLP pueden experimentar una disminución en la gravedad y frecuencia de los síntomas, lo que les permite llevar una vida más funcional y satisfactoria.

Es esencial que aquellos que padecen el trastorno, reciban tratamiento de profesionales de la salud mental debidamente capacitados, ya que otros tipos de tratamientos pueden no ser beneficiosos e incluso podrían resultar peligrosos.

Hay varios enfoques de tratamiento para el TLP, y los más efectivos suelen combinar la psicoterapia y, en algunos casos, medicamentos.

 

Psicoterapia

La psicoterapia, también conocida como terapia de conversación, es el pilar central del tratamiento para el TLP.

Es llevada a cabo por profesionales de la salud mental en sesiones individuales o grupales, dependiendo de las necesidades del paciente. La terapia en grupo puede ser especialmente útil para enseñar habilidades de interacción social y comunicación efectiva.

Dos ejemplos de psicoterapias utilizadas para tratar el TLP incluyen:

Terapia Dialéctico-Conductual (TDC): esta terapia se desarrolló específicamente para el TLP y se enfoca en la conciencia plena, enseñando a las personas a reconocer y atender sus emociones actuales. Además, proporciona habilidades para manejar emociones intensas, reducir comportamientos autodestructivos y mejorar las relaciones interpersonales.

Terapia Cognitivo-Conductual (TCC): esta terapia ayuda a las personas a identificar y cambiar creencias y comportamientos subyacentes que contribuyen a percepciones distorsionadas de sí mismos y de los demás, así como dificultades en las relaciones. La TCC puede ayudar a reducir cambios de humor y síntomas de ansiedad, así como disminuir comportamientos suicidas o autodestructivos.

 

Medicamentos

Los medicamentos con receta generalmente no se utilizan como tratamiento principal para el TLP, ya que sus beneficios no son claros. Sin embargo, en ciertos casos, un psiquiatra puede recetar medicamentos para tratar síntomas específicos o trastornos mentales concurrentes, como cambios de humor o depresión. Es importante destacar que el tratamiento con medicamentos debe ser supervisado cuidadosamente por un profesional de la salud.

Es fundamental que las personas afectadas por el TLP y sus seres queridos busquen tratamiento y se adhieran a él. Estudios respaldados por el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) han demostrado que quienes no reciben el tratamiento adecuado tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades mentales o físicas crónicas, y son menos propensos a tomar decisiones saludables para el estilo de vida.

 

¿Dónde pedir ayuda?

 

Si estás buscando ayuda para el TLP, es crucial que te pongas en contacto con un profesional de la salud mental debidamente capacitado, como un psiquiatra o psicólogo especializado en el tratamiento de este trastorno.

Además, hay varios recursos disponibles para quienes buscan apoyo:

  • El Localizador de Servicios de Tratamiento de Salud Mental de la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA) es una herramienta en inglés que te permite encontrar servicios de salud mental en tu área.
  • El sitio web del NIMH ofrece información adicional sobre la ayuda para la salud mental.
  • La Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención Médica (AHRQ) también ofrece recursos relevantes.

 

Terapia para Cuidadores y Familiares

Tener un ser querido con TLP puede ser una experiencia estresante, y los familiares o cuidadores pueden involuntariamente actuar de manera que empeore los síntomas.

Si bien es necesario realizar más investigaciones sobre la eficacia de la terapia familiar en el TLP, estudios sobre otros trastornos mentales han demostrado que involucrar a los miembros de la familia puede ser beneficioso para apoyar el tratamiento de la persona afectada. Los familiares y cuidadores también pueden beneficiarse de la terapia.

La terapia familiar puede ayudar a:

  • Desarrollar habilidades para comprender y apoyar a la persona con TLP.
  • Centrarse en las necesidades de los miembros de la familia para comprender los desafíos y estrategias para cuidar de alguien con este trastorno.

 

¿Cómo puedo ayudar a un amigo o un familiar con Trastorno Límite de la Personalidad?

Si tienes un amigo o familiar con TLP, aquí hay algunas formas en que puedes brindar apoyo:

  • Tómate el tiempo para aprender sobre el trastorno para comprender lo que está experimentando tu amigo o ser querido.
  • Ofrece apoyo emocional, comprensión, paciencia y aliento. Los cambios pueden ser difíciles y aterradores para las personas con TLP, pero con el tiempo las cosas pueden mejorar.
  • Si tu ser querido está recibiendo tratamiento para el TLP, anímalo a preguntar sobre la terapia familiar.
  • Busca asesoramiento para ti mismo y asegúrate de elegir un terapeuta diferente al que esté tratando a tu familiar.

 

Estudios clínicos que investigan el Trastorno Límite de la Personalidad

El NIMH apoya una amplia variedad de investigaciones, incluyendo ensayos clínicos que buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades y afecciones, incluido el TLP.

Si bien participar en un ensayo clínico puede ser beneficioso, es importante recordar que el objetivo principal de estos estudios es obtener nuevos conocimientos científicos para mejorar la atención en el futuro.

Los investigadores del NIMH y de otras instituciones llevan a cabo estudios clínicos con pacientes y voluntarios sanos. Si estás interesado en participar o aprender más sobre estos ensayos clínicos, consulta con tu médico u otro proveedor de atención médica para determinar si alguno de estos estudios es adecuado para ti.

Fuente de la información NIMH (Instituto Nacional de la Salud Mental)

 

 

 

Si te ha gustado éste tipo de contenido, me ayudarías mucho si me lo haces saber dejando tu comentario más abajo.

Comparte para que llegue a más gente y de esa pueda seguir aportando contenido de calidad a éste portal web informativo.

¡Gracias!


 

¡Suscríbete para no perderte nada!

Deja tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Maria Ángeles

    Muy interesante el artículo, gracias por tu tiempo (y por tu buen humor)

  2. Nae

    Gracias por esta información. A veces no somos conscientes de estas cosas.

    1. El Rincón de una Chiari

      Un placer Nae! es cierto, a veces no somos conscientes pero como en muchas cosas, por ignorancia (porque no nacimos sabiéndolo todo), es normal que pasemos muchas cosas por alto. Un besote cielo!