Aceites portadores

💜 Comparte amor 💜

Los aceites portadores, también conocidos como aceites base o vehiculares, son aquellos aceites vegetales que se utilizan para diluir principalmente los aceites esenciales (u otros activos) y así evitar irritaciones o quemaduras sobre la piel. En este artículo, analizaremos por grupos y podrás consultar que aceites se engloban en cada uno de ellos.

Aceites portadores o base

 

Los aceites portadores o base, son ricos en ácidos grasos, antioxidantes, minerales y vitaminas y ayudan a proteger la barrera cutánea evitando así, quemaduras o irritaciones que pueden causar los aceites esenciales puros.

Según el tipo de aceite base, además de proteger también poseen propiedades cicatrizantes, hidratantes, antimicrobianas, antiinflamatorias y ayudan a regenerar la homeostasis cutánea para prevenir o tratar, ciertas enfermedades.

 

Tipos de mantecas o aceites portadores

 

Dado que la lista es muy extensa, nos vamos a centrar en los más conocidos y accesibles.

Ten en cuenta antes de utilizar un aceite u otro, su grado de comedogenicidad, ya que si no tienes una rutina de limpieza y exfoliación adecuada, estás en riesgo de sufrir comedones (granos).

Consulta este artículo : » Aceites y su grado comedogénico»

 

Aceite de coco

Es rico en:

  • Ácidos grasos saturados. Triglicéridos en su mayoría de cadena media, los cuales el organismo asimila bien.
  • Ácido láurico ,ácido cáprico, ácido caprílico, ácido mirístico y palmítico.
  • Ácido Linoleicos (ácidos grasos poliinsaturados).
  • Ácido Oleico (ácidos grasos monoinsaturados).
  • Ácido gálico o ácido fenólico.
  • Betaínas, etanolamida, etoxilados, ésteres grasos, polisorbatos grasos, monoglicéridos y poliol ésteres.
  • Cloruro de graso.
  • Sulfato del alcohol graso.
  • Sulfato éter de alcohol de graso.
  • Vitaminas  E,  K y minerales.

El aceite de coco es uno de los más utilizados ya que al tener un peso molecular bajo, facilita la absorción en la piel.

Posee propiedades hidratantes, emolientes, antioxidantes, antibacterianas, antifúngicas y antiinflamatorias.

Muy utilizado en el cabello y en elaboraciones para el aseo bucal.

Puedes leer más de este increíble ingrediente en este artículo: «Propiedades y beneficios del aceite de coco»

 

Aceite de argán

El aceite de argán y por composición, es de los mejores aceites portadores que existen.

Contiene ácido linoleico, beta-carotenoides, escualeno, fitosteroles , gamma-tocoferol, omega-6 y vitaminas A y E.

Posee propiedades hidratantes, emolientes, antioxidantes, antibacterianas, fungicidas, regeneradoras y reestructurantes.

Mejora la elasticidad de la piel y protege del envejecimiento prematuro.

En el cabello, hidrata y ayuda a regenerar la fibra capilar.

 

Aceite de almendras

Es un aceite muy suave y de los más utilizados.

Tiene ácidos grasos, vitaminas A, B y E, proteínas y sales minerales.

Posee propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias, esclerosantes, emolientes e hidratantes.

Ideal para la mayoría de pieles, sobre todo para las sensibles y la de bebés.

 

Aceite de abésoda (aceite de faraones)

Rico en  ácidos grasos poliinsaturados,  omega 3 y 6, ácido linoleico, ácido oleico, calcio, potasio, hierro, zinc, magnesio, selenio, niacina, vitamina A, vitamina B, vitamina B2 y vitamina C.

Entre sus cualidades terapéuticas, vamos a destacar su capacidad para tratar distintos problemas dermatológicos como el acné, psoriasis, rosácea y la lista es larga.

A nivel cosmético, reduce las manchas, arrugas, tonifica y reduce los signos de envejecimiento, entre otros muchos.

Dado que sus propiedades son muy extensas, te recomiendo que leas el artículo dedicado a este aceite «Aceite de Abésoda | Aceite de faraones»

 

 

Aceite de jojoba

Es rica en vitamina E, vitamina B, ácidos grasos y algo a destacar, sus alcoholes y ésteres de cera que ayudan a proteger la barrera cutánea. De hecho, es el aceite con una estructura química similar al sebo humano.

Posee propiedades hidratantes, emolientes, antioxidantes, emolientes, antiinflamatorios, cicatrizantes

Aunque es maravilloso para la piel, también lo es para el cabello.

 

Aceite de oliva

Contiene ácidos grasos, escualeno, vitamina E, Fitoesteroles, carotenos y clorofila.

El aceite de oliva en la cosmética natural es usado por sus propiedades altamente hidratantes, regeneradoras y antiinflamatorias.

Alivia la sequedad, trata y calma problemas dermatológicos como la psoriasis, dermatitis y eccemas entre otros. Ayuda en la cicatrización y previene el envejecimiento prematuro.

Dado que posee un alto contenido en ácido oleico, favorece la penetración de  activos, por lo que es excelente como opción portador.

Aunque, por propiedades podría emplearse en todo tipo de pieles, es preferible no utilizarlo en pieles altamente sensibles o bebés.

Nota: toda la vida se ha utilizado este aceite para tratar afecciones en piel de bebés, y de hecho, yo la he empleado en mis hijas. Pero como es una recomendación según estudios científicos, estoy en la obligación de indicarlo. Lo que hagas o dejes de hacer tú, es elección personal.

 

Aceite de pepita de uva

Es rico en quercetina, fitoesteroles, ácido linolénico y resveratrol.

Posee propiedades hidratantes, emolientes, regeneradoras y antienvejecimiento. Además, ayuda promover la producción de colágeno.

Es uno de mis aceites favoritos por textura y ligereza a la hora de absorber en piel.

 

Aceite de linaza

Es rico en minerales, omega 3, omega 6, ácidos alfa-linoleicos, ácidos grasos monoinsaturados y  ácidos saturados.

Posee propiedades hidratantes, regeneradoras, antioxidantes, antiinflamatorios, cicatrizantes, reduce imperfecciones de la piel, disminuye la sensibilidad, mejora la barrera cutánea y ayuda a equilibrar el pH de la piel.

 

Aceite de rosa mosqueta

Posee un alto contenido en vitaminas E , A y C, omega 6, omega 3 y antioxidantes, entre otros.

Es famoso por ser un gran cicatrizante, ayuda a igualar el tono de la piel, buen hidratante y calma problemas dermatológicos como la psoriasis o el eccema.

Estimula la producción de colágeno por lo que es una buena elección para pieles maduras con arrugas y líneas de expresión marcadas.

 

Aceite de aguacate

Rico en vitamina E, A, B y K,  ácidos grasos monoinsaturados, proteínas, minerales, fitoesteroles, polifenoles y  alcanos.

Posee propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, ayuda en la producción de colágeno y posee cualidades regenerativas.

Altamente hidratante para la piel de rápida absorción, es excelente para el contorno de los ojos.

Ideal para el cabello ya que ayuda a regenerar la fibra capilar.

Aceite de neem

Es rico en omega 6, omega 9, ácido palmítico, ácido esteárico y  ácido palmitoleico, entre otros.

Posee propiedades bactericidas, antimicrobiano, antiséptico, antioxidante y antiinflamatorios.

Trata problemas de la piel como la psoriasis, acné, dermatitis, envejecimiento prematuro, infecciones y la sequedad.

Reduce las arrugas y las líneas de expresión.

Aunque es un gran aceite portador, se recomienda usar concretamente con aquellos aceites esenciales con las mismas propiedades bactericidas para potenciar su efecto ( menta, eucalipto…)

Es muy utilizado en animales, como champús o gel para perros/gatos ya que evita pulgas y garrapatas.

También se utiliza en jardinería ya que es es un excelente antiplagas.

 

Manteca de Karité

 

Rica en ácidos grasos, vitamina A y E, fitosterol y alantoína, entre otros.

Posee propiedades altamente hidratantes, antioxidantes, regeneradoras, humectantes.

Tiene la cualidad de crear una barrera protectora en la dermis, la cual facilita la penetración de otros activos como pueden ser los aceites esenciales.

Puede ser empleada en cualquier tipo de piel, incluso en las sensibles/reactivas.

 

Manteca de mango

 

Es rico en ácidos grasos, fitosteroles, vitaminas A, E, C y K, polifenoles como los ácidos ferúlico y gálico, taninos y mangiferina.

Entre sus propiedades encontramos la hidratante, humectante, antioxidante, cicatrizante y regenerativas, entre otras.

Calma la picazón de la piel irritada.

Es muy bueno para cabellos castigados.

 

La lista de aceites y mantecas se irá actualizando.

 

 

¿Cómo se utilizan los aceites portadores?

 

El aceite portador se mezclará con el activo, en este caso, el aceite esencial en las siguientes dosis:

3 gotas de aceite portador x 1 gota de aceite esencial

Aunque ten en cuenta, que la dosis depende de muchas cosas, entre ellas:

  • Fototoxicidad
  • Fotoalergia
  • Edad
  • Problemas de salud (trastornos hemorrágicos, problemas en sistema inmune, etc)
  • Embarazo
  • Lactancia
  • Piel sensible/reactiva

Y además de ello, la finalidad:

  • Masaje
  • Productos cosméticos de aseo personal
  • Uso en mascotas

Es un tema extenso que trataremos en los talleres gratuitos de aceites esenciales.

Si quieres participar, solo tienes que suscribirte a esta web (es gratis).

 

Prueba de seguridad

 

Antes de usar cualquier aceite vegetal, debes realizar una prueba de alergia.

Aplica sobre una zona sensible como pueden ser el cuello o el antebrazo y espera unos minutos, si  hay rojez, picor o irritación, no puedes emplearlo bajo ninguna circunstancia ya que existe la posibilidad de una alergia.

Si por el contrario, no hay reacciones, puedes usarlo con normalidad.

 

 

Si te ha gustado éste tipo de contenido, me ayudarías mucho si me lo haces saber dejando tu comentario más abajo.

Comparte para que llegue a más gente y de esa pueda seguir aportando contenido de calidad a éste portal web informativo.

¡Gracias!


 

¡Suscríbete para no perderte nada!

 


 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Albania

    Hola, me encantó este artículo! ❤️ Muy buena información!

  2. Manoli

    Hola Linda, ya había probado alguno, pero estoy sorprendida de la variedad que hay, gracias por tanta información.