Limpieza y desinfección natural del cepillo de dientes

💜 Comparte amor 💜

Mantener una óptima salud oral comienza con una adecuada higiene bucal, y un componente esencial de esta rutina es mantener limpio y desinfectado tu cepillo de dientes. La proliferación de bacterias, puede comprometer la efectividad de tu cepillado y tu salud oral en general. A continuación, exploraremos algunas estrategias naturales para mantener la limpieza y desinfección del cepillo de dientes.

Limpieza y desinfección natural del cepillo de dientes

 

 

Mantener la limpieza y desinfección del cepillo de dientes,  es esencial por muchos motivos.

El primero es porque al ser un objeto en el que la humedad está presente, las bacterias pueden proliferar rápidamente.

Pero hablemos de otra cosa más repugnante…

Un estudio puso de manifiesto un índice significativo de presencia de materia fecal contaminante en los cepillos dentales utilizados por los usuarios, nada menos que un 60% de los cepillos presentaban restos de material fecal.

Curiosamente, los cepillos de dientes que tenían cubiertas eran aún más propensos a alojar bacterias, dado que esta cubierta favorecía la proliferación de bacterias al brindarles un medio para extenderse con mayor facilidad.

Es por esta razón de gran relevancia asegurarnos de cerrar la tapa del retrete antes de accionar la cadena.

¿Asqueroso verdad? suficiente razón para extremar la desinfección.

 

Pasos para la Higiene y Limpieza Efectiva del Cepillo

 

El cuarto de baño es el lugar común para el uso del cepillo de dientes, y debido a la humedad inherente a este espacio, es crucial implementar medidas de higiene adicionales.

Colocar tu cepillo en una superficie insuficientemente limpia puede exponerlo a la contaminación bacteriana. Como precaución, es recomendable lavarse las manos antes y después de cepillarse para reducir el riesgo de contaminación cruzada.

Para limpiar tu cepillo después de cada uso, enjuágalo bajo un chorro de agua caliente durante unos minutos. El calor ablandará las cerdas, permitiéndote eliminar fácilmente los restos de pasta y alimentos. Fricciona las cerdas con tu dedo pulgar vigorosamente bajo el agua y, finalmente, sacude el cepillo para eliminar cualquier exceso de humedad.

Para secar el cepillo de manera adecuada y evitar la proliferación bacteriana, colócalo en un vaso en posición vertical con el cabezal hacia arriba. Un truco efectivo es tener dos cepillos y alternar su uso para permitir un secado completo. Es importante evitar cubrir el cabezal del cepillo con un capuchón, ya que esto retrasa el secado y aumenta el riesgo de proliferación bacteriana.

 

Desinfección Natural del Cepillo de Dientes

 

Si bien mantener el cepillo limpio es vital, la desinfección ocasional también es esencial para garantizar la eliminación efectiva de bacterias.

Aquí hay algunas formas naturales de desinfectar tu cepillo:

 

  • Ácido cítrico: llena 3/4 partes de un vaso de agua y añade una cucharada generosa de ácido cítrico. Mete los cepillos de dientes y deja reposar 30 minutos. Después añade una cucharadita de bicarbonato y deja que se produzca la reacción, deja unos 10 minutos y enjuaga con agua caliente y deja secar.
  • Colutorio de Clorhexidina: sumerge el cepillo en un vaso con colutorio de clorhexidina durante al menos una hora después de su uso. Luego, enjuágalo con agua y déjalo secar.
  • Desinfectante para prótesis dentales: mete el cepillo en agua con una pastilla de desinfección de prótesis dentales cada quince días para mantenerlo desinfectado.
  • Agua hirviendo: sumerge el cepillo en agua hirviendo durante uno o dos minutos, seguido de un enjuague con agua fría y secado al aire. Ten cuidado porque los cabezales de los cepillos dentales eléctricos podrían «derretirse» la parte encastrable y quedar inservibles. Si es tu tipo de cepillo, usa otra opción.

 

Nota: recuerda que el vinagre, no desinfecta por lo que si estás pensando en ello, quítatelo de la cabeza.

 

Cada cuánto cambiar el cepillo de dientes

 

Recuerda cambiar tu cepillo dental cada tres meses para evitar la acumulación de bacterias y restos de alimentos.

Observa las cerdas: si están dobladas o han perdido rigidez, es hora de reemplazarlo.

Algunos fabricantes incorporan cerdas con indicadores de color; cuando el color se desvanezca, es momento de un nuevo cepillo.

Por último, consciente del impacto ambiental, desecha tu cepillo de forma responsable.

Aunque los cepillos están mayormente hechos de plástico, no pertenecen al contenedor de plástico. Busca un punto limpio o deposítalos en el contenedor de residuos no reciclables. Considera alternativas más sostenibles, como cepillos de madera o bambú, asegurándote de eliminar las cerdas antes de desecharlos correctamente.

 

Consulta con profesionales de la salud bucal para obtener orientación personalizada y asegurarte de seguir las mejores prácticas en tu rutina de higiene.

 

 

Si te ha gustado éste tipo de contenido, me ayudarías mucho si me lo haces saber dejando tu comentario más abajo.

Comparte para que llegue a más gente y de esa pueda seguir aportando contenido de calidad a éste portal web informativo.

¡Gracias!


 

¡Suscríbete para no perderte nada!

 


 

 

Deja tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.