La Parálisis del Sueño

💜 Comparte amor 💜

¿Alguna vez te has despertado sin poder mover ningún músculo de tu cuerpo? Este fenómeno donde las personas al abrir los ojos después de dormir no pueden moverse, es el denominado como parálisis del sueño también conocido o como la «subida del muerto». Las personas que suelen tener estos efectos acaban padeciendo mucho terror debido a la sensación de descontrol que viven durante estos instantes. Pero, ¿sabes realmente qué es y por qué ocurre?

 

¿Qué es la parálisis del sueño?

 

Durante la parálisis del sueño las personas sufren de narcolepsia, un trastorno del sueño en el que se interrumpe la capacidad de nuestro cerebro para regular nuestro ciclo normal de sueño y vigilia. Se caracteriza por dejar a la persona consciente pero completamente inmovilizada al comienzo o al final del sueño.

Aunque las interpretaciones espirituales y sobrenaturales han existido durante mucho tiempo, la ciencia ofrece una explicación más concreta de la parálisis del sueño.

La parálisis del sueño ocurre durante la fase del sueño conocida como REM (Movimiento Rápido de los Ojos), en la que la mayoría de los sueños intensos tienen lugar y la actividad cerebral es particularmente intensa.

Según una serie de estudios actuales, existe mucha relación entre los trastornos de estrés postraumático, el trastorno de pánico y factores como el estrés y la ansiedad que hacen que las personas tengan más posibilidades de sufrir la parálisis del sueño y las alucinaciones que suelen ir ligadas a esta afectación.

Durante esta parálisis, que puede durar unos segundos o minutos, la sensación de impotencia puede hacer que los minutos parezcan una eternidad. A pesar de que la parálisis del sueño no es físicamente peligrosa, pero puede desencadenar una profunda sensación de angustia y ansiedad en aquellos que la experimentan.

Las personas que sufren de parálisis del sueño a menudo describen una serie de síntomas comunes durante un episodio:

 

  • Dificultad para respirar: Durante la parálisis del sueño, es común sentir una opresión en el pecho y tener dificultades para respirar. Esta sensación de asfixia puede aumentar el pánico experimentado durante el episodio.
  • Incapacidad por moverse o hablar: Una de las características más comunes de la parálisis del sueño es la incapacidad que tienen las personas de moverse y hablar mientras estas duran. De esta forma, un episodio puede durar entorno a unos segundos y hasta los dos minutos.
  • Sentir que hay alguien o algo en la habitación: En la parálisis del sueño, las alucinaciones también son algo frecuente. En este tipo de sueño recurrente las personas suelen pensar o tener la sensación de que existe algo o alguien que les está mirando, a pesar de que no puedan verlo.
  • Sentir que hay algo que te empuja hacia abajo: En la parálisis del sueño otro de los síntomas más comunes es precisamente la constante sensación de que existe una fuerza que te empuja hacia abajo.
  • Miedo: El miedo es otra de las afectaciones de la parálisis del sueño y sus tipos de manifestaciones. De esta forma, sea como sea la forma de experimentar este trastorno del sueño, las personas suelen tener bastante miedo al sentirlo.
  • Experiencias hipnopómpicas: Es decir, alucinaciones durante, justo antes o después de este sueño recurrente. En estos casos de parálisis del sueño las personas pueden llegar a tener alucinaciones que impliquen experiencias casi traumáticas para los afectados.

Parálisis del sueño y las alucinaciones

Se estima que más de un 75% de estos episodios donde las personas suelen experimentar el no poder despertar y quedarse paralizados suelen implicar episodios de alucinaciones. De hecho, estas pueden ocurrir cuando la persona se está quedando dormida (alucinaciones hipnagógicas) o al intentar despertarse (alucinaciones hipnopómpicas). En las parálisis del sueño, las alucinaciones se pueden dividir en las siguientes categorías:

Alucinaciones de intrusos: Ver monstruos, notar presencias mientras duermes, o la percepción de una persona peligrosa dentro de la habitación.

Alucinaciones de presión en el pecho: Al despertar y no poder moverse las personas también pueden tener la sensación de que se están asfixiando.

Alucinaciones con motor vestibular: Algunas personas sienten que están a punto de morir durmiendo debido a que empiezan a notar que están fuera de su cuerpo o están flotando durante la parálisis del sueño.

La parálisis del sueño junto a las alucinaciones pueden durar unos veinte minutos. En la gran mayoría de casos que ocurren, los episodios terminan por sí solos.

 

¿Qué causa la parálisis del sueño?

 

Tanto los niños como los adultos pueden experimentar una parálisis del sueño.

Pero normalmente las personas que tienen este tipo de sueño recurrente suelen estar sufriendo algunas de las siguientes afectaciones.

  • Insomnio: La parálisis del sueño está muy relacionada con otros trastornos del sueño, como puede ser el insomnio. De este modo esta afectación se puede presentar como uno de los síntomas de no dormir.
  • Narcolepsia: La narcolepsia es un trastorno que se caracteriza por una somnolencia excesiva durante el día y esto puede llegar a ocasionar otras afectaciones como la parálisis del sueño o la sensación de sueño constante.
  • Ansiedad: La ansiedad puede perjudicar nuestro hábito de sueño constante, haciendo que nos despertemos en mitad de la noche debido a ella. Esto también puede ir ligado a la presencia de parálisis del sueño, así como las constantes quejas de ‘tengo sueño todo el día’ o tengo mucho sueño siempre’.
  • Depresión: La depresión también puede afectar nuestro sueño. Tanto es así que en muchos casos la persona afectada acaba por no poder dormir o alterando sus hábitos de sueño. Esto puede estar relacionado con la parálisis de sueño.
  • Trastorno bipolar: El trastorno bipolar es una afectación que puede ocasionar afectaciones al estar dormido. Una de ellas es soñar que no te puedes mover a través de la parálisis del sueño.
  • Trastorno de estrés postraumático: El trastorno de estrés postraumático también afecta a nuestro sueño. Por ello, las personas que lo sufren pueden llegar a gritar en sueños, hablar en sueños y sufrir la parálisis del sueño.

 

Efectos de la parálisis del sueño

 

Diferentes estudios han encontrado que las personas que durante el sueño, padecen de parálisis del sueño pueden acabar sufriendo ciertos efectos en su salud física y mental. Principalmente, quienes padecen de esta condición tienden a experimentar una mayor negatividad, ansiedad y estrés emocional. Esto puede ser debido a que no descansan bien o por la sensación de impotencia que causa la parálisis del sueño experimentada de manera frecuente.

En algunos casos, las personas que la sufren de manera frecuente suelen acabar viendo perjudicada su salud emocional, sintiéndose frustradas con la situación e incluso deprimidas. Finalmente, algunas personas apuntaron que esta condición también afectó su vida social.

Debemos tener en cuenta que la parálisis del sueño es grave cuando acaba afectando nuestra vida más allá del momento. Además, esta situación se suele dar más frecuentemente en estudiantes y en pacientes psiquiátricos ya que estos pueden estar bajo mayor presión y estrés.

 

 

Técnicas para Liberarse de la Parálisis del Sueño

 

Aunque la parálisis del sueño puede ser una experiencia aterradora, existen algunas técnicas que pueden ayudarte a superarla más fácilmente:

Mantén la calma: A pesar de la angustia que puedas sentir, es crucial recordar que la parálisis del sueño es temporal y no representa un daño físico real. Mantener la calma te permitirá recuperar el control más rápidamente.

Enfócate en la respiración: Intenta concentrarte en respirar lentamente y profundamente. Esta práctica puede ayudarte a tranquilizarte y a salir de la parálisis más rápidamente.

Movimiento mínimo: Aunque es difícil, trata de mover pequeñas partes de tu cuerpo, como los dedos de las manos o los ojos. En ocasiones, este mínimo movimiento puede ser suficiente para romper la parálisis.

Visualización: Si no puedes mover tu cuerpo, intenta visualizar que te levantas de la cama o te desplazas. La conexión entre la mente y el cuerpo puede ayudar a superar la parálisis.

Cambio de la frecuencia respiratoria: Algunas personas han informado que cambiar la frecuencia de su respiración, como intentar respirar más rápido o más lento, les ha permitido recuperar el control de su cuerpo.

 

 

¿Cómo evitar la parálisis del sueño?

 

Esta parálisis nocturna puede perjudicar algunos de los aspectos de nuestra vida. Por ello, es normal que quieras o intentes acabar con estos episodios. Durante una parálisis del sueño saber qué hacer puede parecer algo complicado, pero según los psicólogos podemos evitarla a través de los siguientes consejos.

Reducir el estrés: Como ya hemos mencionado en muchas ocasiones un trastorno del sueño y sus causas suelen estar muy relacionadas con el estrés que tenemos en nuestro día a día. Por ello, para dejar atrás la parálisis del sueño y sus alucinaciones, debemos evitar nuestras fuentes de estrés. Puedes conseguirlo intentando organizarte mejor y dejar un tiempo para descansar.

Haz ejercicio con regularidad: El ejercicio físico nos permite estar sanos tanto mental como físicamente. Por este motivo, es importante que para dejar de tener este sueño recurrente realices algún deporte o ejercicio que te mantenga activo.

Descansa lo suficiente: Dormir las suficientes horas es una de las claves para poder evitar la parálisis del sueño. En estos casos es importante mantener un horario de sueño regular así como conseguir una rutina para descansar.

Evitar la cafeína y alcohol: El alcohol y la cafeína son elementos estimulantes que hacen que nos cueste más descansar y que no podamos conciliar el sueño.

Cuida tu salud mental: En algunos casos la parálisis del sueño también está relacionada con algunos trastornos de salud mental. Por ello, es importante que para evitar esta condición, cuidemos de nuestra salud mental acudiendo a terapia con un profesional.

Medicamentos: Existen medicamentos como somníferos que pueden ayudarnos a conciliar el sueño. No obstante, es importante que no recurramos a estos para evitar la parálisis del sueño, sino acudir a un profesional que determine si son necesarios o no.

 

 

La Parálisis del Sueño y el Mundo Espiritual

 

Algunas creencias sostienen que durante la parálisis del sueño, el espíritu se separa temporalmente del cuerpo, lo que permite encuentros con entidades del mundo espiritual.

En diversas culturas, la parálisis del sueño ha sido vinculada a fenómenos paranormales, como visitas de espíritus, demonios o incluso extraterrestres.

Estas interpretaciones se basan en las alucinaciones que a menudo acompañan a la parálisis del sueño, donde las personas pueden sentir o ver presencias que no están presentes físicamente.

 

Factores que Contribuyen a las Interpretaciones Esotéricas

 

Varias razones explican por qué algunas personas pueden relacionar la parálisis del sueño con experiencias espirituales:

  • Intensidad y unicidad: La parálisis del sueño puede ser una experiencia extremadamente intensa y diferente a las vivencias cotidianas. Las alucinaciones y la sensación de presencias extrañas pueden dar lugar a interpretaciones esotéricas o paranormales.
  • Cultura y creencias personales: En algunas culturas y tradiciones esotéricas, la parálisis del sueño ha sido asociada con la experiencia de desprendimiento del espíritu del cuerpo, permitiendo la interacción con el mundo espiritual, como los viajes astrales.
  • Sensación de trascendencia: Las experiencias fuera del cuerpo o de conexión con lo espiritual pueden proporcionar una sensación de trascendencia y significado que puede influir en cómo se interpreta la parálisis del sueño.
  • Contexto personal: La interpretación de la experiencia puede variar según las creencias personales de cada individuo. Alguien con una perspectiva espiritual puede interpretar la parálisis del sueño de manera diferente a alguien que no comparte esas creencias.

 

Si estás experimentando este suceso, busca ayuda  profesional, como un psicólogo o un especialista en trastornos del sueño.

Estos expertos pueden evaluar tu situación, proporcionar orientación específica y, si es necesario, sugerir tratamientos o terapias adecuadas para abordar el problema de raíz y mejorar tu salud mental y calidad de sueño.

 

Experiencia personal

Estuve trabajando unos años en una oficina en la que el estrés, el mal ambiente y una compañera tóxica y envidiosa, hacían de nuestro día una pesadilla.

No solo tuve consecuencias físicas sino que, llegó a afectarme en este sentido del que os he hablado. Sufría la parálisis del sueño día si y día también. No dormía, o dormía mal.

Y aunque soy una persona que tiene sus creencias espirituales, es obvio que las causas de este fenómeno (en mi caso), tenían su explicación científica: estrés agudo.

Dejar ese trabajo fue mi sanación física y mental y como decimos en España «muerto el perro, muerta la rabia».

 

Ahora dime ¿alguna vez te ha sucedido? Déjamelo en comentarios, ¡te leo!

 

Si te ha gustado éste tipo de contenido, me ayudarías mucho si me lo haces saber dejando tu comentario más abajo.

Comparte para que llegue a más gente y de esa pueda seguir aportando contenido de calidad a éste portal web informativo.

¡Gracias!


 

¡Suscríbete para no perderte nada!

 


 

 

 

 

Deja tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.