Cómo arreglar jabón casero

  •  
  •  
  • 27
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    27
    Compartidos

Hacer jabón casero es un proceso fácil aunque a veces, no siempre obtenemos los resultados deseados ya sea por falla en la elaboración, descompensación en fórmula o factores medio ambientales que influyen en su proceso de saponificación entre otras cosas. Es por ello que hoy quiero enseñaros cómo arreglar un jabón casero mediante el proceso del lavado en sal.

A pesar de ser un proceso para recuperar jabones, también se utiliza para mejorar tandas de jabones y que sean de mayor calidad.

Cuándo debemos realizar el lavado del jabón en sal

Antes de proceder quiero que tengáis en cuenta que a pesar de ser un método muy eficaz, no hace milagros en ciertos casos. Con esto quiero decir que, si tenemos un jabón en el que hemos errado con las cantidades de ingredientes en la fórmula, con toda seguridad éste método no lo solucionar.

La descompensación de ingredientes en un jabón es motivo de fracaso irrecuperable como me pasó a mi en la última tanda de jabones…

¿En qué casos funciona el método?

Y también cabe mencionar, que podemos usar éste procedimiento para lo siguiente:

  • Hacer bloques limpios de restos de jabones de distintos tipos y colores.
  • Aumentar la calidad de un jabón bien saponificado

¿ Qué es el lavado en sal ?

Es una técnica que consiste en diluir un jabón en agua saturada en sal.

Esto se lleva a cabo para que la sal rompa la molécula del jabón y de esa forma se separe de otras sustancias como aromas, exceso de sosa, grasas no saponificables, etc y así, al no ser soluble en el agua, el jabón se separa y acaba flotando en la superficie (parte útil), el agua que queda en la parte inferior contiene «la suciedad» y la glicerina del jabón, éste agua se desecha.

Nota: la glicerina del agua residual, se puede recuperar aunque en éste artículo no hablaremos de ello.

 

 

Fórmula salina para el lavado del jabón

Se debe tener en cuenta que la cantidad de sal va en función de la suciedad del jabón. A mayor suciedad, mayor cantidad de sal siempre respetando la cantidad máxima. Aunque podemos hacer más cantidad de una sola vez, mi recomendación es que lo hagáis de ésta forma sobre todo si no tenéis mucha experiencia en el ámbito.

  • 500 gr de jabón
  • 1 litro de agua
  • Entre 100gr / 300 gr de sal

 

Procedimiento del lavado en sal

 

  • Rallar el jabón o cortar en trozos pequeños y añadir a un recipiente con la mitad del agua a usar, 500 ml.
  • Podemos dejar el jabón en remojo hasta disolución (necesitarás 24 horas) o bien, tritúralo en el momento con la batidora para obtener una de pasta de jabón.
  • En una olla añadimos el agua restante ( 500 y la ponemos a calentar)
  • Añadimos la sal y removemos hasta disolución
  • Añadiremos nuestra pasta de jabón a la olla y removemos hasta que queda disuelto del todo.
  • Dejaremos a fuego bajo durante unos 45/60 min. Si tienes destreza y seguridad, en 30 minutos lo puedes tener si subes la temperatura y estás al tanto del proceso (ojito con eso)
  • Pasaremos la batidora y apagamos el fuego
  • Dejar reposar en la olla hasta que enfríe completamente
  • Una vez ha enfriado la mezcla, veremos que la parte superior ha endurecido y blanqueado. En la parte inferior, quedará un agua residual sucia. Con ayuda de un cuchillo cortamos ese jabón mediante dos trazos en forma de cruz para poder sacar con mayor facilidad los trozos.
  • Desechar el agua
  • El jabón obtenido podemos cortarlo y guardarlo, o bien diluirlo a fuego bajo para luego verter en un molde y darle una forma más estética. Esto es a gusto.

 

Ahora ya puedes emplear el jabón para tus elaborados favoritos como gel para lavadora, detergente en polvo y/o limpiadores del hogar entre otros.

 

  •  
  •  
  •  
  • 27
  •  
  •  
  •  

Esta entrada tiene un comentario

  1. Claudia

    Presente 🎉

Deja tu comentario...