Viviendo la Navidad


Me levanto con muchas ganas de escribir este post porque después del fin de semana de perrería que he llevado me salen las energías por los dedos de las manos y es que solo quedan 13 días para que llegue Navidad y  os traigo el vídeo oficial de mi posado navideño!! (al final del post 😉  )

Aunque mucha gente piense ( qué razones tienen),   que la navidad es un invento del capitalismo… yo tengo muchas otras razones para  exponer, por qué la navidad es más que  ir a fundir las tarjetas en los centros comerciales.


Cómo lo vivimos…

Yo crecí en una familia en el que la navidad, llegaba con los adornos navideños y el exceso de comida a todas horas. Las persecuciones en los rastrillos en busca de más  cachivaches para adornar la casa se convertían en una actividad en la que los miembros de la familia luchaban  por conseguir más gangas que nadie.
Si no lo entendéis, os podré en vereda. Un  bote de bolas doradas por 1€ podría convertirse en motivo de empujones,tirones de pelo e incluso pisotones. Salvajes?

No…muchas risas que acaban en desorines mal avenidos en pleno mercadillo. Anécdotas que se acumulan en los recuerdos y que cada año van sumando. Como el de éste año, en el que orgullosa fui a restregarle a mi tía mi adquisición de 2 muñecos navideños grandes por el módico precio de 4€  el par.

Mi tía , la cual es una fanática de éste tipo de artilugios, me clavó con la mirada asesina e intentó convencerme para una reventa…la cual obviamente, rechacé.  En un arrebato  de ira  …alargó su mano hacia mi(solemos dramatizar mucho para darle un toque realista, pero todo está dentro de un contexto de pleno  y profundo humor), mi madre estaba entre medias de las dos destornillándose de risa, pero calculé mal y al girar, hizo que una de las cabezas del muñeco quedara a su alcance. El resultado fue, casi una decapitación…por suerte solo logró tirar del gorro 😀  Pudimos reír lo que no está escrito y lo mejor de todo es que podremos recordarlo durante mucho tiempo.

Y ahora hablemos  de la comida, a veces se puede comer mariscos o las mejores carnes…y a veces simplemente, solo se puede llegar a lo que el bolsillo da.  Yo, desde que tengo uso de razón , como pavo cada navidad.

El pavo…con el tenemos anécdotas de todo tipo. El pavo que no cabe en el horno y hay que desmembrarlo, el que se cae al suelo….Y lo mejor de todo son los robos  del susodicho Tommy The Tourkey  cuando lo sacamos del horno  . Si, así lo llamamos. Nos compinchamos, y mientras uno entretetiene,el otro disimula y otro bloquea….está el ladrón de pedazos que intentará estrenar la tradición familiar. Desepedazar ese pedazo de premio repleto de sabor que no tiene precio.  Hay persecuciones, incluso una vez hubo un placaje para evitar el robo de un ala pavil. Aún así logré escapar con media mientras corría escaleras abajo. Tradiciones que marcan una vida 🙂

Pero la Navidad tampoco no es solo una etiqueta en un plato caro....son esos momentos rodeados de quién más quieres, familia, amigos…sentados en una mesa jugando una partida de Scatergoris mientras  hinchas el buche más si cabe. A veces de mantecados caros y a veces de ganchitos del mercadona.

Las risas y los dolores de barriga que logramos en plenas partidas de póker mientras perdemos la poca calderilla que tenemos disfrazados con pelucas , gorros de santa claus o gafas…no  se compra con dinero. Por no hablar del momento villancico en inglés, cantado por quienes no saben ni leerlo ni pronunciarlo. Otra tradición a seguir.

 

Los  regalos. Cuando se puede, los hay, unas veces más otras veces menos…¿¿para qué nos
vamos a engañar?? en mi casa somos muy exagerados en cuanto a todo, y sobre todo disfrutamos de ver los hijos como acaban bajo una montaña de papel de regalo…sus caras lo dicen todo. Aunque nosotros, adultos…estamos al mismo nivel de emoción 🙂 y destrozamos los paquetes como si no hubiera  mañana…incluso nuestro perro Sauron que también tiene   su regalo, destroza el papel…bueno,se lo come. Literalmente.

Pasar la mañana del 25   desempaquetando, aún con la resaca de la nochebuena y con unas ganas terribles de volver a la cama pero aún así, ahí estamos a las 8 de la mañana tras convencer a la pequeña que nos deje dormir media hora más…lo de cada año!!

Y pensaréis…no ha hablado de la decoración. Es cierto.  He querido dejarlo para el final…

En España ahora empieza a tomarse en serio el tema de la decoración. Hace unos años apenas se veían balcones decorados . En mi familia,esto  ha sido siempre muy extremista en ese sentido…quizás la vena inglesa influye! Mi madre y mi tía competían para ver quien lo ponía antes y quién ponía más decoración, las cosas cambian y las nuevas generaciones se adelantan, yo lo he hecho…he incluso he ganado al corte inglés montando un 25 de octubre. Pero es que me hace terriblemente feliz sentarme en el sofá, rodeada de tanta luz y brillo, con un chocolatito caliente repleto de nubes pequeñitas mientras veo películas ambientadas en la festividad. Lo adoro…

Es cierto que de todo esto, hay una parte negativa. Un mal recuerdo de esas fechas, tristeza,añoranza. Es lógico. No todos están…y para quienes siguen en la vida, es duro sentarse en una mesa echando en falta esas personas que un día se colocaban el gorrito en la cabeza. Pero lo bonito no es entristecer…lo bonito es recordar,por lo vivido y por lo que nos queda por vivir . Lo correcto es recordar cada minuto,cada hora,cada día…no solo acordarnos de los que faltan en noche buena,navidad o fin de año. Resulta hipócrita que así sea…quizás ésta es la única parte negativa de ésta festividad, o de cualquier otra que conlleve una reunión familiar ¿no?

Yo me siento orgullosa de poder  sentarme en la mesa con quienes están todo el año, . Los que están para la bueno y también para lo malo.  No  soy de “cumplir”  en cenas por no hacer feos. Creo que la navidad es algo personal, íntimo…dónde brilla lo positivo y la gente pueda mostrarse tal cual es. Aquellos que durante  los 365 días del año, de un modo u otro nos acompañan en el camino…quien quiere estar presente, lo está. En Navidad y en  los días en los que las luces y los colores son oscuros y mates.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deseo de todo corazón, que  seáis felices del modo que de verdad queréis serlo, con quien queréis y dónde queréis. Disfrutar de las pequeñas cosas que nos regalamos las personas, las risas,los abrazos…hagamos que cada momento que no nos regala el dinero… forme parte de un recuerdo limpio.   Porque  para todo lo demás ya tenemos la Mastercard!!

Y ahora si…el vídeo!!


                                                                                       

 

 

 

 

 

Me dejarías un comentario? :)