Medicamentos vs paciencia | Mi experiencia


Cuantas veces no nos hemos echado a la boca una pastilla para aliviar un dolor de cabeza? Y otra? y otra? Tenemos responsabilidad a la hora de tomar la siguiente dosis revisando las horas transcurridas entre toma y toma?  Yo también me he reído con esto… una servidora  tomaba medicamentos como si fueran gominolas ansiosa por hacer desaparecer esos malditos pinchazos detrás de los ojos.

A cuento de qué ésta entrada? Sencillo, haciendo un poco surf por la red he dado con un artículo que habla sobre este tema . Así que, aprovechando el tema en si…quisiera compartir mi experiencia con los diversos tratamientos que tuve hasta ahora.

En ocasiones la desesperación por el dolor ,me ha llevado a tomar las pastillas “antes de hora”…y si,  momentáneamente va bien. Pero a la larga, los que tenemos tratamientos del tipo “hasta el infinito y más allá”, actúa como un arma de doble filo. El cuerpo se adapta a estos “cambios imprevistos” sobre las dosis pautadas,  aniquilando la función del tratamiento en si,por lo que provocó que el tratamiento no sirviera para nada.

Un ejemplo.Mi tratamiento es el siguiente: 1 relajante muscular + 1 analgésico específico para dolores neuropáticos + 1 antiinflamatorio de noche …bien, pues cuando la ocasión se ponía “tensa” tiraba de analgesia “light” :  Ibuprofeno 400mg + 30 mg codeína…tantas veces como mi cuerpo exigía ya que sentía como insuficiente la base que me había pautado el médico, en ocasiones llegaba a tomar hasta 6 veces ,algo descontrolado e incluso peligroso para mi.

Evidentemente , tal y como mi médico me explicó  tomo dos tipos de tratamiento , unas pastillas de liberación prolongada y otras de liberación retardada. Las de liberación prolongada actúan de modo que, cuando ingieres la primera pastilla sus efectos duran hasta la siguiente ingesta (discrepo ya que a mi por lo menos tan solo me duraba 3 horas de las 6 que supuestamente debía durar) y las de liberación retardada, son tratamientos que empiezas a sentir sus efectos de manera mucho más lenta. Algunos tardan semanas en hacer efecto .

Que ocurre con esto? pues que , altera la funcionalidad del medicamento de acción retardada sin darle tiempo a actuar. El cuerpo acaba acostumbrándose a tener en el torrente sanguíneo dosis altas de analgesia . LLega un momento que , cuando quieres cumplir a rajatabla la pauta del médico , no puedes. Y no es que deje de hacer efecto sino que la dosis inicial ya no sirve porque el cuerpo pide más. Esa fue mi problemática inicial (ahora me porto bien y me va mejor 🙂 ) Todo tiene explicación menos mi impaciencia cuando me duele demasiado y mi médico el pobre, le costó lo suyo convencerme que aguante hasta que haga efecto. De momento, soy una niña buena 😀

Sin duda, el dolor aunque no ha desaparecido al menos me permite salir a la calle un par de veces a la semana…paseos cortos claro y eso para mi significa muuuuuuuuuuucho!!

Que tengáis un feliz y lluvioso día 😀

 

Me dejarías un comentario? :)