/ COCINA, REPOSTERÍA

  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

Galletas de limón con aceite de coco | Craqueladas

Sabéis de esas recetas sencillas, rápidas y ricas que te quitan todos los males? Pues aquí va una. Las galletas craqueladas de limón, son de lo más rico y fácil de hacer. La receta original lleva mantequilla y es muy parecida a los Ghribat de chocolate (echar un vistazo porque es realmente BESTIAL lo buenas que están) pero hace unos meses, en mi afán de integrar el aceite de coco en todas partes probé a sustituir la mantequilla por el aceite de coco…

Galletas de limón con aceite de coco

Las mejores galletas craqueladas de limón

¿ El resultado? no os lo cuento, os pido por favor que lo probéis porque todo lo que yo diga se queda corto! el aceite de coco le da un toque especial pero sin robarle protagonismo al limón, ambos sabores casan genial y al sustituir una grasa por otra se hacen menos pesadas en la digestión. Son galletas deliciosas con un sabor a limón intenso y con una textura esponjosa.

Nota: Obviamente, contienen azúcar por lo que ni de cerca diré que son saludables por mucho aceite de coco que lleven. Mi recomendación es llevar una dieta libre de azúcares,aunque de vez en cuando…se puede visitar el lado oscuro. Moderación jajaja

 

INGREDIENTES

  • 35 gr de aceite de coco
  • 90 gr de azúcar glas/ impalpable
  • 1 huevo M
  • La ralladura de un limón
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 135 gr de harina
  • 1/2 cucharita de levadura
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • Colorante amarillo (opcional)

Para rebozar necesitaremos azúcar glas en un bowl.

ELABORACIÓN

En un bowl mezclaremos el aceite de coco y el azúcar glas. Si el aceite está demasiado sólido por el frío, darle un toque de micro pero sin que llegue a derretirse del todo. Mezclar bien con unas barillas , cuchara o amasadora hasta que ambos se integren bien. Añadimos la vainilla y seguimos batiendo.

Ahora añadiremos el jugo de limón con la ralladura y por último poco a poco, la harina tamizada. la mezcla quedará un tanto pegajosa pero es normal. OJO!! no añadir más harina ! ésto solo hará que queden duras y pierdan sabor.  Guardaremos la masa envuelta en papel film transparente.

Si os fijáis en el vídeo yo uso papel de aluminio (pero es que me quedé sin el transparente !) para que no se pegara tuve que añadir una pizca de harina. Reservar en la nevera al menos 1 hora, pero si la podéis tener  2 horas mucho mejor.

Una vez transcurrido el tiempo, precalentar horno a 180º

En una bandeja de horno colocaremos una lámina de silicona o papel vegetal de horno. En un bowl añadiremos azúcar glas. Iremos haciendo bolitas con la masa de nuestras galletas y las rebozaremos en el azúcar glas, a lo basto…nada de retirar el azúcar sobrante. Colocaremos en la bandeja con una distancia prudente ya que éstas galletas se expanden y no queremos que se nos peguen.

Hornearemos unos 10/12 minutos dependiendo del horno. La finalidad es que se hagan pero sin llegar a dorarse (aunque yo las doro un poco porque me gustan crujientes en la parte de abajo jajaja) ésto va a gusto.

NO HORNEAR MÁS DEL TIEMPO INDICADO!!  aunque parezcan blandas al sacarlas, deben de estar así. Al enfriarse endurecerán un poquito pero en el centro quedarán bizcochadas.

 

 

 

Me dejarías un comentario? :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.