¿Y tú como lo ves?


He estado leyendo un artículo sobre ejercicios prácticos para una mente positiva. Y es que me gusta leer ese tipo de cosas y sobre todo, ponerlas en práctica.

Muchas veces las situaciones que se nos presenta la vida nos ponen a prueba de un modo muy mezquino, y creo sin duda, que este tipo de información nos puede venir ¡muy pero que muy bien! Como todo, es un ejercicio que debe ponerse en práctica a diario hasta convertirlo en una rutina.

La actitud de una persona a la hora de enfrentarse a las adversidades dice mucho de su estabilidad emocional, y esta a su vez depende del control que se tiene sobre uno mismo. Así que una cosa lleva a la otra.

¿Ejemplo? Usaré uno de los míos propios 🙂

Detección de una enfermedad crónica: la persona puede pasar por varios estadios mientras se realiza un estudio general de su salud. El mal estar físico constante acaba desarrollando problemas emocionales: depresión,decaimiento…La espera mientras tanto nos potencia esos sentimientos negativos de impotencia y querer saber de todo ,lo cual acaba en ansiedad. Finalmente, cuando se obtiene un diagnóstico, ahí aflora con claridad nuestra verdadera actitud natural.

Quiero decir, hay dos vías…actuar como un enfermo y aislarnos en una burbuja que flota como un planeta independiente o aceptar que tan solo es un trastorno específico que puede tratarse y tan solo tendrá la importancia que nosotros queremos darle a largo plazo (ojo, hablando en términos de enfermedades crónicas que no implican un riesgo de muerte ).

Personalmente hablando, yo he pasado por las dos aunque por suerte la negativa duró poco y fue gracias a varios libros de autoayuda. Hablaban de actitud pura y dura. Y un día me vi a mi misma contemplándome en un espejo con 23 años preguntándome que demonios hacía lamentándome por tener la enfermedad ” X ” y es que el miedo no me dejaba ver más allá de los informes médicos y acabé bloqueada con la certeza de que ya no podría volver a tener una vida normal. ¡GRAN MENTIRA CREADA POR NUESTRA MENTE!. Es un mal hábito y no obtendremos nada positivo de ello. La única forma de cambiar eso, es variando la perspectiva y poniendo en práctica todo aquello que nos hace sentir bien. Aunque no podamos saltar de un puente para hacer puenting, podemos pasear por el, observar la belleza del lugar,pintar un cuadro,fotografiarlo….seguro que se os ocurren más cosas   🙂

  • Respiración consciente
  • Meditar
  • Oración
  • Creatividad
  • Humor y risa
  • Sonido, música, canto
  • Movimiento corporal consciente
  • Viajar
  • Hemos venido aquí para sentir
  • Dar conscientemente
  • La Risa calma y tranquiliza la mente
  • Hay que encontrar el miedo en el cuerpo y transformarlo en fuerza creadora
  • Escuchar a los demás y juzgar menos

Son solo algunos ejemplos que llevados a la práctica pueden mejorar cualquier aspecto al que queramos aplicar sea cual sea el desafío. Nos ayudará a sobreponernos con más facilidad o bien sacar mayor provecho de las situaciones favorables.

Una mente sana o una actitud positiva no implica que vivamos de un modo ingenuo, ignorando problemas. Es tan solo una forma de transformar el abanico de posibilidades, utilizando las experiencias en simple aprendizaje o esfuerzo para alcanzar una meta.

¿Y tú como lo ves? ¿Medio lleno o medio vacío?

Que tengáis una feliz tarde amig@s 😀

 

 

 

Me dejarías un comentario? :)