Mi historia…

WebMaster/ Octubre 29, 2015/ CHIARI/ 0 comments

Padezco Malformación de Arnold Chiari Tipo I.  Fui diagnosticada en el año 2002.

En mi caso toda la vida ha sido asintomática, he sido una persona muy activa desde que era niña, practicaba deportes como la gimnasia artística ,patinaba y años después durante una década fui bailarina de flamenco y clásico español. No he sido una persona enfermiza y apenas visité al médico,jamás tuve un síntoma que indicara que algo no estaba bien.

Mi odisea particular con el Chiari comenzó en el trabajo, un día normal haciendo cosas normales, tan normales como coger un cubo lleno de agua. Tras sentir un “crujido” en la zona cervical caí redonda al suelo, sin más. Por aquel entonces trabajaba en un hospital y tuve la gran “suerte” de caer cerca de la puerta de urgencias. Tuve una pérdida de conocimiento de más de 2 minutos cosa que preocupó al equipo médico al pensar que había sufrido un derrame cerebral o algo por el estilo. Cuando recobré el conocimiento y tras realizarme las pruebas necesarias a nivel neurológico ,comprobaron que era menos grave de lo que aparentó por lo que únicamente se solicitó unas radiografías  cervicales ya que sentía un ligero dolor de cabeza occipital acompañado de dolor cervical y hormigueos en el brazo derecho.

Diagnóstico: esguince cervical + rectificación lordosis cervical

Aparentemente al no revisar gravedad me remitieron a la mutua ya que fue considerado accidente laboral. Ya en manos de los médicos de la mutua, lo primero fue pautar un tratamiento (myolastan+analgesia) y rehabilitación. La primera sesión de rehabilitación a base de ultrasonidos fue normal, pero a partir de la segunda sesión mis problemas comenzaron a crecer como la espuma. La mayoría de los días a los 15/20 min comenzaba a sentir angustia, en muchas ocasiones acababa en vómitos. Sentía un ardor agudo en la zona cervical ascendiendo hacia la cabeza, problemas de visión (borrosa),ataques de vértigo. Traía de cabeza a los fisioterapeutas ya que a la 15ª sesión sufría síncopes (desmayos). El especialista, me retiró la rehabilitación indicando que  era una persona joven (en ese momento tenía 24 años) y que debía incorporarme al trabajo para recuperar mi estabilidad, emocional. Por lo que asoció mi estado a un posible cuadro de depresión, alegando que mis intenciones eran los de alargar una baja. Evidentemente si un profesional considera que ,estoy apta para el trabajo, pues es que lo estoy, así que me incorporé dos días después. Aún con dolores de cabeza , cervicalgia y hormigueos.

2 horas después de empezar a trabajar, mientras caminaba por uno de los pasillos del hospital, caí redonda al suelo. Me vi de nuevo delante del médico que certificaba que no sufría ninguna lesión,exigí más pruebas las cuales me denegaron por no ser necesarias. El diagnóstico era un esguince que ya estaba recuperado (tras 15 días de baja) y un cuadro de ansiedad que me llevaba a “imaginar/sentir síntomas”. Indignada, y con el informe que exigí en el que indicaron literalmente lo anterior nombrado, opté por ver a mi médico de cabecera el cual más indignado que yo , solicitó la impugnación del alta de la mutua y se procedió a la baja a través de la S.Social.

Pasaron  18 meses, tras haber visitado 2 traumatólogos y 1 neurólogo los cuales no veían indicativos de que hubiera nada más, mi médico en un acto de frustración porque veía el declive en mi estado de salud del último año, creía a ciencia cierta que algo no iba bien. Tras hablar personalmente con sus colegas de oficio y  con el neurólogo que me vió, exigió una resonancia magnética cervical la cual me hicieron a los 3 días exactos en un hospital privado. El informe del radiólogo mostraba la posibilidad de que sufriera M. de Chiari aunque el corte no era visible ya que en la resonancia no se podía apreciar la zona superior por encima del forámen. A la semana me hicieron la RM craneal y fué casualmente mi médico de cabecera el cual me informó de la malformación que sufría. Me informó con todo detalle de la enfermedad, de los síntomas y del futuro.

Tras haber sido diagnosticada, pasé por 4 neurólogos de los cuales solo 1 estaba al corriente de esta patología.

Gracias a un médico de cabecera, al mio hasta hace unos cuantos años,  al Dr. Antonio Torrandell por creer en mi,por molestarse en contrastar información, en investigar y exigir. Si no fuera por el….a día de hoy, no se como estaría.

Dejad vuestros comentarios, sugerencias,preguntas….estaré encantada de responder! Que tengáis un feiz día!  :D

Me dejarías un comentario? :)